Claves del impacto del sonido sobre nuestra salud física y psíquica

Muchas veces estamos incómodos en un lugar sin saber por qué. Hay espacios públicos donde
el ruido traquetea entre el piso y el techo, o estaciones de subte donde los parlantes reverberan
hasta aturdirnos. Por el contrario, si caminamos despacio sobre suelos de madera como los
que se encuentran en muchos museos, podemos sentir una placentera sensación de calma.
¿Por qué sucede esto?

Nuestros oídos -que a diferencia de otros sentidos no se pueden “apagar”- están
constantemente recogiendo información de nuestro entorno, lo que de forma inconsciente
altera el modo en que evaluamos el espacio.
Se calcula que los seres humanos tenemos una historia en la Tierra de alrededor de 250 mil
años. Los sonidos que lo acompañaron durante la mayor parte del tiempo fueron los de
la naturaleza.
En determinado momento, la evolución llevó a la humanidad a una relación con nuestro
ambiente en la que empezamos a modificarlo de manera masiva, en muchos casos dañándolo,
una forma de este daño es lo que podemos denominar “contaminación sonora”. La
contaminación sonora consiste en que los sonidos de la naturaleza son alterados por el
agregado de nuevos sonidos. Éstos, en muchos casos, pueden ser nocivos para nuestra salud.
Las personas tenemos límites tanto para la calidad como para los volúmenes de sonido.
Si un sonido supera estos límites puede generar daños que pueden ser  tanto de carácter
reversibles como irreversible y actuarán sobre dos áreas específicas: el área perceptiva -por
efecto físico directo de las ondas sonoras sobre la estructura del oído- y el área psíquica, que
seguirá el camino del efecto traumático. Es decir, el psiquismo será invadido por una intensidad
energética de estímulos que superan la capacidad de tramitación psíquica generando cargas
difíciles o imposibles de tramitar.

En otras palabras, cuando en la mente el sonido, por su intensidad o por su forma, no puede
ser entendido o transformado en contenidos psíquicos simbólicos genera en un estado de
sobrecarga que afecta su funcionamiento normal. Esta sobrecarga seguirá a la vez un camino
psíquico errático que conducirá a la formación de síntomas ligados a la estructura particular de
cada individuo. Éstos podrán manifestarse de manera diversa tanto como en la esfera
psicológica, en la física, en los vínculos familiares, sociales, laborales, etc.
Básicamente la salud sonora consiste en protegernos de dos situaciones en particular. La
primera consiste en tomar distancia y, en lo posible, exponernos lo menos posible a sonidos de
alta intensidad. Éstos pueden ser de distintas calidades, ya que es igualmente nocivo, para dar
un ejemplo, la intensidad del sonido de una autopista o  na maquinaria como el sonido de la
música si su intensidad supera el umbral de tolerancia. El segundo, es protegernos de
permanecer en estructuras edilicias en las que, a raíz de un inadecuado manejo de los
fenómenos acústicos, ya sea por el diseño, ya sea por los materiales, nos exponen a la
desagradable experiencia del bullicio.
En lo referente a los espacios arquitectónicos, en lo posible estar atentos a su acústica en
situaciones sociales de aglomeración, o en espacios en los que debamos pasar mucho tiempo.
Los síntomas de la contaminación sonora son los mismos que los de cualquier situación
traumática en la que un estímulo supera la capacidad de un individuo de tramitar ya sea los

volúmenes como la calidad del sonido. Pueden ser tanto físicos como psicológicos, incluyendo
siempre el daño directo sobre el aparato auditivo.
Algunos de ellos son:
-Ansiedad.
-Depresión.
-Sensación de desamparo
El confort y la calidad de vida en un mundo contaminado pasan a estar muy ligados a la
capacidad de espacio y silencio. Es por esto que el diseño acústico, la distribución de los
espacios y la adecuada elección de los materiales juegan un papel fundamental en lo
referente al desempeño laboral e intelectual.

EXPERTO CONSULTADO
Gustavo Corra, médico psiquiatra y psicoanalista.

FUENTES CONSULTADAS
BBC Mundo: Espeluznante y nauseabundo pero, ¿puede un sonido llegar a ser mortal?

Etiquetas:

Deja una respuesta

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO

¡ÚNASE A AGBC!
Logo Argentina Green Buildign Council

Promueva su empresa y actividad.

Obtenga descuentos en eventos, oportunidades de networking y más.

VER MÁS DETALLES

Miembros corporativos

Acceda al listado completo Aquí

Descargar publicación

Complete el formulario y descargue gratuitamente el informe seleccionado.

AGBC_blanco

Acceda al Directorio de Proyectos

Iniciar sesión para utilizar esta función

¿No tienes cuenta?  Regístrese para poder acceder a las funciones avanzadas.

Para registrarse como miembro persona o empresa, acceda al menú Directorio para identificar la empresa en la cual trabaja o regístrese como suscriptor gratuito (no puede acceder a la biblioteca ni otros beneficios de AGBC).